11 consejos para comprar el regalo del Día de la Madre (Y que no te lo tiren por la cabeza)

0

83290898A casi todo el mundo le gusta recibir regalos. A mi me encanta y si se conectan y/o se ponen en los pies, mucho mejor. El día de la madre es una excusa entonces. Lo único que lo diferencia de las otras fechas es que es el único regalo, salvo honrosas excepciones, que no es comprado por la mamá de la familia.

De todos modos, por las dudas advierto, tener hijos para que te hagan regalos no es negocio. No hay modo de que te den las cuentas.

Dar en el clavo (Y evitarnos y evitarse la cara de culo) no es sencillo. Parir tampoco, preparar las viandas a las 6 de la mañana ni te cuento. Después de todo, le hacen tanta historia a la maternidad que no nos pueden criticar que esperemos que el regalo esté a la altura.

Van mis tips porque así ganamos todos. Y para que después no digan que no les avisamos.

  1. Si vivimos en Villa Adelina el regalo no se compra en Claypole. Tener que tomar tres formas diferentes de transporte público para cruzar la ciudad y cambiar un talle no es un buen obsequio. 
  2. Las manualidades de los chicos en el colegio nos ponen felices y nos llegan al corazón. Pero además de la pulsera de fideos queremos un regalo. 
  3. En la misma línea, quitarnos trabajo, llevarnos el desayuno a la cama, llenar la casa de flores, decir que nos quieren, todo suma. Sobre todo si después viene un buen regalo.
  4. No nos ofenden las tarjetas de compras. Sobre todo si son de un lugar que nos gusta y el monto ocupa una porción importante del renglón. Salir de compras solas y con un presupuesto que no tengamos que compartir con medias para La Mayor, bombachas para La Menor y una camisa para el padre no está mal.
  5. Ojo, hay regalos que dicen mucho más de lo que una está dispuesta a escuchar. Una crema antiarrugas no es un buen obsequio. Un libro que se llama “como dejar de ser histérica”, tampoco. No nos hagan añorar la licuadora.
  6. Estén atentos, las mujeres somos buena gente y damos señales. Las madres incluso hasta lo podemos dejar anotado con un imán en la heladera.
  7. Entendemos que se sienten presionados (las madres también tenemos madre), pero por el amor de Dios, intenten que no sea lo mismo que nos regalaron el año pasado. 
  8. Ponganle una tarjeta hecha a mano que diga algo más que “feliz día”, como para que pensemos que de verdad quieren compensarnos el el dolor del parto.
  9. Si es para todos, no es para la madre. Muy lindo el plasma, de verdad nos gusta, pero si van a comprar tecnología que sea el último smartphone, porque después de todo, la tele “para todos” la vamos a comprar igual, justamente porque la queremos todos. No, la plancha no califica como tecnología.
  10. La bolsa del supermercado en donde compraron el regalo no es exactamente un envoltorio que diga “te amamos”.
  11. Y por último la regla de oro: El ticket de cambio es más importante que el regalo.

Todo esto es para los consortes y para los hijos adolescentes o mayores de edad. Los niños quedan exentos, todavía tienen con nosotros menos cuentas que pagar, pero cuando llegue el momento les pasamos este post.

También es cierto que hay tantos regalos ideales como madres. Desde una joya hasta un destornillador eléctrico, no es el valor intrínseco dicen en mi pueblo, sino la acción que lo involucra. Nunca se trata del presupuesto. Se trata de sentir (las madres sentimos mucho) que pensaron en un regalo para nosotras y que lo eligieron ustedes y no la vendedora, que nos quiere mucho menos que a su comisión por la venta.

Ánimo,  sabemos que pueden hacerlo. Si ya compraron un regalo y no combina con estos consejos, tírenlo y busquen otro. Las madres insistimos con eso de la constancia y el esfuerzo.

Y sobre todo insistimos con el punto 11. El resto lo manejamos.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta