ARGENTINA 2 / NIGERIA 1: Los dueños de la emoción.

0

Los Argentinos somos los dueños del imprevisto. 

Si nos va muy bien esperamos, mínimo, una de las plagas de Egipto como para compensar tanta fortuna. Si nos va mal, confiamos hasta la muerte en el milagro posible como si estuviéramos escribiendo la biblia de nuestra propia religión.

Será que en este caso las plagas las tuvimos todas antes. Porque con la AFA, sus votaciones, sus jefes y sus transas, podríamos hacer varios guiones que Al Capone tildaría de exagerados. Porque nuestro fútbol, además de épico y maravilloso, es corrupto, político, ventajita, interesado y hasta medio mediocre – snob.

Será que a pesar de directores técnicos sin piedad, la bandera puesta en alguien que corre detrás de algo, aunque nunca llegue, nos genera, mínimo, identificación. Bien por el Mundial que, al menos, nos asegura eso cada cuatro años. Hay sequías que duran más.

Los países sufridos aprovechamos cualquier  grito que nos invite a la tranquilidad de la esperanza. Y lo festejamos.

Un gol. La gloria. El empate. La desazón. El potrero que le gana a la estrategia, eso también somos, gracias a Dios. Un defensor que ataca, eso tampoco estaba previsto… ven? No sabía yo cuánto podían durar los 4 minutos extra, qué dolor. Luego sí, el llanto, los cantos, somos los mejores del mundo, nosotros que hasta hace un par de horas éramos casi lo peor.

Somos ciclotímicos por supervivencia. Del amor al odio, pero por suerte, también del odio al amor.

Los Argentinos somos dueños del imprevisto, decíamos. A veces ganamos. Y muchas perdemos. Pero #SomosArgentina siempre, así que intentemos que nos valga, y nos dure, la intención.  Por eso, mientras podamos, hoy nos sentimos, además, los dueños del gol.

Y de esta emoción.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta