Cachiruleadas (No, no es un homenaje. Es un ajuste de cuentas)

29

flor1Nota del autor: Una amiga de mi hermana que vi crecer, joven y querida, se murió hace tres meses. Y una amiga amada hace unos días. A la segunda le dedico todas las puteadas de este texto,  que es casi una carta personal. Está posteado público porque temo que la muertita me reclame. Considérense advertidos antes de leer.

Para ser sincera prefiero los duelos que son combates. De espaldas, diez pasos y a matar o morir.

Negación, enojo, depresión, negociación y aceptación. Esas cinco son, según un amplio consenso, las fases de los otros duelos.  Duelo de doler, en donde no matás pero sentís que te morís.

Y nos viene doliendo este año de un modo ya casi ridículo. Sin ánimo de quejarme, que se me caería la cara. Vieron eso de que cada día es un regalo? Bueno, es verdad. En cualquier momento pongo un pasacalle. En mi frente por ejemplo, de oreja a oreja…

“No es normal” dijo mi marido, se dijo. No estamos en la edad aún, ni siquiera de que se mueran nuestros padres.Y sin embargo… Dos muertes sorpresivas, con tres meses de diferencia, me desdibujan cualquier razón

Cómo se mide una vida? Por los hijos que tuvo? Por lo honesta que fue en su amor? Por las propiedades que atesoró? Por los cuadros que pintó? Por los títulos enmarcados? Por la cantidad de años que vivió o por la cantidad de autos que siguen al coche fúnebre? Y una mierda, que en los balances que siempre hacemos a fin de año no tengo ganas de hacer este. Ni me da el cuerpo, la verdad.

De todos modos no soy buena para la negación. Prefiero aceptar. Como en un duelo de los de matar o morir. Acepto y miro alrededor. La cabeza de un lado a otro, como una coreografía involuntaria que dice no, se repite en todos los que te velamos aceptando, pero sin entender.

Las clases que terminan antes de lo que el calendario dice y la colonia que empieza después. Las reuniones de padres, de amigos, de trabajo. La lista de lo que no cumplí. La deco navideña que te ataca los sentidos, siempre acompañada por un cascabel infernal. Bah, boludeces. Porque si con estas cosas tremendas no aprendemos nada somos idiotas en el sentido amplio.

Hace muy poco la vida era otra cosa. Estas muertes te abducen de tu espacio y te colocan en otro lugar. Haciendo equilibrio, parada en un vértice que se mueve, rodeada de abismos. Qué ganas de joder Cachirula. Me hacés sumergir en lugares comunes, en palabras de novela barata. Mejor sería ahogarme en tu pelopincho mientras prometés pelis proyectadas en la pared de la terraza. Patas flacas. Qué absurdo todo.

Para ser sincera, preferiría también estar enojada porque otra vez no compré los regalos de Navidad en noviembre, cuando todavía estaban los descuentos de las tarjetas. O por los vestidos que este verano no me entran y que, confiada, elegí hace un año. De última,  colorada, preferiría estar enojada con vos. Pero no. Apenas llego a fruncir el ceño por esos quince días en la playa que nos habíamos prometido. Pero se me pasa rápido. Claro, como estás muerta es difícil enojarse con vos y te aprovechás.

Para la etapa de depresión la tengo fácil. Alcanzaría  con mirar alrededor y ver el páramo que dejó tu muerte. El golpe de tu cuerpo en el pavimento fue la bomba que desvastó los días tal cuál los conocíamos. Golpeaste incluso a gente que te rozaba de lejos. Golpeaste a todos muerta porque llegaste a todos viva. Repito, qué ganas de joder Cachirula, cuánta esquirla.

Práctica como sos debés haber mirado el desastre de tu pobre humanidad y a los gritos debés haber exigido que levanten eso de ahí urgente. Sin drama, que para drama está la vida y ya no es, estrictamente, un tema tuyo. Luego preguntaste para dónde era y estoy segura, te fuiste en paz, tampoco era cuestión de andar discutiendo. Sabías que cuanto antes llegaras más fácil iba a ser que te veamos cuando logremos alzar la mirada. Si tengo que elegir, digo que te fuiste haciendo Booty. Y luego miles de autos habrán pasado ya por el lugar exacto de la ruta en donde cambiaste de rumbo, borrando tu muerte para que vuelvas a vivir.

No me sale deprimirme. Lo intento y te veo, dientuda y con los ojos verdes de mentira, bailando ridícula  con esas calzas Guns & Roses que amenazaste con ponerte todo el verano. Tu casa siempre llena, como hoy. Después lo intento en el entierro en donde puedo llenar una vida de imágenes para hacerlo. Pero otra vez, te encuentro criticando la ropa de una de las invitadas al responso de al lado y me río con vos. Será que una muerte trágica no alcanza para convertir tu vida en tragedia. No hay un lugar generoso para la depresión. La tristeza es otra cosa.

Es que en estas noches cachirulas que empezaron apenas supimos que la única muerta del accidente eras vos (Y antes no porque decían que era una persona de 50 años, te debo mandar una gacetilla a todos los diarios diciéndoles que si resucitás te morís de nuevo por el detallecito de la edad), decía, en estas noche cachirulas que todos llevamos como podemos, se mezclan las risas que explotan en el medio de llantos que te copan el tiempo y lo detienen. Hemos brindado tanto en tu honor que creo que en cualquier momento bajás a pedir un poco de respeto. O a reclamar tu copa.

El tiempo detenido más mágico fue el de tus hijas cuando todavía no sabían. Mientras no supieran estabas viva. Un mundo paralelo. Un tiempo divino. En realidad no les habían dicho, pero viste que los chicos saben. Ahí comulgábamos vos y yo, en el modo de celebrar y de criar. O de celebrar la crianza, o de criar celebrando. Me harté en estos días de escuchar que teníamos cosas en común. Por suerte no la tintura colorada, mami, que sacabas a pasear por el barrio consiguiendo precios irrisorios para el menú del evento del día. Hasta la depiladora te llora, no si cuando uno nace cachivache…

Tus hijas, que tienen en este momento los miles de ojos que hiciste que las miraran sin saber que iba a ser realmente necesario, son bien tuyas. Y si bien es conmovedora y desoladora la idea de que crezcan, no ya sin madre, sino sin vos, dejame decirte, desde ese lugar en el que nos encontrábamos tantas veces, que te pongo fichas ahí. Porque las pariste y las educaste. Y la mayoría de los que las rodean no están haciendo más de lo que ya hacían, y con eso sobra. Y los que si, estarán arreglando alguna cuenta contigo. Tratalos bien, que estamos todos medio boludos por el dolor. No seas yegua que te sale fácil. Y encima descarto que ahora sabés todo lo que pensamos. Dios nos guarde.

Me quedo con el valor de no ser egoísta con el amor de los hijos. De brindarlos para protegerlos, de ofrecerlos para rodearlos. Y confío en que ilumines (literalmente, tipo interrogatorio si es necesario) a todos los que las cuidan para que hagan lo mismo. Sobran videos, historias, noches, fotos y afecto para que siempre sepan quién sos. Yo sé que de a ratos va a ser increiblemente triste. Bien, nena, largá el arpa que nunca afinaste demasiado y ocupate. Acunalas y que lo sepan. El resto es cotillón.

Es que se me diluye la pena de cualquiera, la de tu madre,  la de tu marido que anda con la cola entre las patas como tu perro, o la de tus hermanas (dos mis amigas sufridas, heridas, golpeadas, y dos a las que no conozco y ya quiero por propiedad transitiva). Todo desaparece cuando miro a tus hijas sin vos.

Igual sabé que si no existieran esas nenas preciosas mi teclado escribiría con este mismo ritmo frágil.

Mientras, te advierto sobre la creación de un pequeño aquelarre entre las tuyas, las mías y las que se sumen. O vos pensás que les heredamos sólo lo bueno?

Se precipita este diciembre y todavía me faltan la negociación y la aceptación. Miro tus fotos que se expanden en red y ni una digna, las patas para arriba, la mueca en primer plano,  la tanga roja a la vista, abrazada a Sergio Denis… y no sigo porque ni falta que hace. Es complejo encadenar el dolor que se siente en el cuerpo con la historieta de tus días hasta hace tan poco.

Desde la vigilia en tu cocina que tomo notas mentales sin parar. Nunca escribo sobre estas cosas, pero esta vez no tenía dudas. Creo que por un lado es un llamado, siempre comentabas, siempre compartías, siempre te gustaba (lo que habla de tu mal gusto, querida) y entonces si te pongo en el blog, las madres del colegio a las que obligaste a mirarlo te van a ver y otros que no te conocen también,  y vas a ser famosa y esas cosas que te gustaban, que sólo en tu quincho me comí capítulos enteros de alguna novela o una gala completita de un Bailando. La verdad es que escribo esto porque forma parte de la etapa de la negociación.

Te doy un post, dame fuerzas para acompañar a la gente que más te quiere en el caso de que les sirva mi presencia. Tengo intenciones de sacarte, palabra a palabra, de la rigidez de la muerte para que te rías conmigo de los pétalos de rosas del cementerio y de las pavadas que dice la gente. Vos a cambio contame quién mató a María Marta, a las dos nos molestaba no saber.

Me toca , para terminar, la aceptación. Yo acepto rápido. Acepto, desde el primer momento,  que te moriste y que,  como después de una guerra, hay que reconstruir todo. Hasta los tiempos verbales tenemos que modificar. Acepto, como dijo una hermana que te presté este último tiempo, que sólo te fuiste antes a un lugar al que vamos a ir todos. Y agrego que seguro a tener la mesa lista para el reencuentro. No me extrañaría que a partir de ahora ahí arriba se cocine todo al disco.

En el medio de este dolor que nos atraviesa y  dispuesta a abrazar a los tuyos hasta que me saquen a patadas, entiendo que es tan pronto que incluso ir un día a la vez puede dar vértigo. Entiendo también que quedarse en la depresión es quedarse con vos muerta. Y eso se me antoja incluso más absurdo que tu muerte.

Del dolor se debería salir más bueno. No vos querida, vos serás siempre joven, con eso debería alcanzarte. Los que te extrañamos digo. El dolor se comparte y no se critica. Sobre el dolor no se opina. De última que cada uno arregle cuentas con vos. Yo empiezo aquí mismo.  Estamos sacando número, la fila es larga, sentate porque te van a doler las patas.

Entiendo que no es sencilla la idea de que a partir de ahora sos portátil, como el peine para el bolsillo del caballero o la cartera de la dama. A todas partes con todos. Tus nenas lo van a entender más rápido. Capáz se apiadan y nos enseñan.

Mientras, pretendo imitarte en eso de no lamentarme todo el tiempo por todo. Cuestiones de la actitud vivencial que te admiro. Para imitar tu sonrisa necesito ser jetona y tener todos esos dientes. Todo no se puede, pero empecemos por algo. Sabés, al final es como dijo mi mejor amiga, piropéandote, el tema no es cómo te morís, eso no te define, el tema es cómo te encuentra la muerte. En qué momento, con cuántos pendientes, con cuántas zonas oscuras. Y a vos te encontró liviana y en viaje. Sólo seguiste adelante. Te aplaudiría si no tuviera ganas de pegarte.

Releo y se me ocurren bromas mientras estoy estaqueada en la silla. Con una piña en el pecho. Ahogada. Juntado algunas partes. Mirando el desierto.  Decí que fuiste tan considerada que nos dejaste en un fin de semana de cuatro días, como para recuperar el aliento. Te lo agradecería si no tuviera ganas de putearte.

Si tengo que defender algo, me quedo con tu alegría.  Le sumo Fe.

Prefiero lo duelos de los diez pasos, los de matar o morir. Negación, enojo, depresión, negociación y aceptación parece que es lo que nos toca ahora. Porque este es un duelo de los otros. Es una tragedia. Pero la tragedia no sos vos.  Y como ya lo acepté desde el principio, vale que me quede en el anteúltimo paso y siga viviendo.

Porque para ser sincera, con vos y para siempre, prefiero seguir negociando, corazón.

Compartir.

Sobre el Autor

29 comentarios

  1. Mujer madre y argentina, empecé a leerte por recomendación de Paula. De más está decirte que la describís tal cual, siempre payasa, siempre sonriente. Ella solía convocar siempre mucha gente, y lo hizo hasta el final.
    Dondequiera que se encuentre, podemos decirle: esto no es un adiós, es un hasta pronto.

  2. Gracias por compartirlo, Pauli “me rozó de lejos”, pero dejó su marca. La has descripto tal la recuerdo. Sonriente, dientona, divertida y yegua jajaj, qué linda Pauli.

  3. wow…quedé sin aire con lo leído…
    Hola…No conocí a Paula…
    Solo te tenía a vos ,Betina,entre mis contactos,y cuando ví el avatar con tu vela necesité leerte,,,calmabas a otros,aun dolorida organizabas,tranquilizabas y en tu muro solo había palabras sueltas,de dolor,de asombro,de desconsuelo de varios q posteaban,pero no se entendía bien que estaba pasando…nada de lo que expresaban era “concreto” .
    Entonces,sin saber por que,tuve la necesidad de buscar ,de averiguar,de saber,pasé horas en la compu sin saber a quien preguntarle,me iba a buscar a la nena al colegio y entraba para ver si había algo nuevo en tu muro que me llevara a la verdad,volvía de laburar y prendía la compu solo para saber el por qué de tu vela…hasta que alguien menciónó el nombre Paula,la relacioné con un Marcelo q vos habías nombrado,y con tu forma de llamarla en un momento q escribiste “colorada”,una cosa me llevó a la otra,hasta q me llevó a ella,a las fotos de las nenas,d su marido,de su laburo,sus amigas,el verano,la playa,una reunión,la vida misma,,,como cualquiera de nosotros.Desde ese momento no pude dejar de pensarla.
    Me siento ridícula escribiendo esto…repito:NO CONOCÍ A PAULA NI A LAS NENAS NI A MARCELO…
    Entonces…leía los post de despedida,,,en su muro…como una realidad absurda…la miraba a Paula en su foto y le preguntaba como una boluda,sola en mi casa y angustiada:Nena,que te pasó?…tan joven,tan bella,tan feliz,que fué lo que te pasó?,te enfermaste?,tus hijitas tuvieron tiempo de despedirte,? tu gente quedó en paz? que fué lo que te pasó?…y lloraba como una idiota…Ahí fué cuando apareció Anita,,,como una “enviada” a responderme.Realmente me sorprendí…las redes son multitudinarias,,,y justo encontré la respuesta en alguien cercano (cibernéticamente hablando)como Ana q es mi amigota de Tw…justo comento una foto,,,la ví y no lo pude creer.Enseguida le mande un msj privado .Ella me contó.
    Desde esa noche…me siento rara,,,triste.
    Le comentaba a Ana q esto no me sucede a diario,obvio.Soy una chica “normal” con una Flia “normal”,no tengo poderes,ni soy medium,no entiendo esta angustia pero le abrí las puertas para que se exprese,esto me vino a hablar de algo…supuse.
    Fue muy loco.
    Ahora encuentro este blog q le hiciste,,,y me dejaste sin aire como una trompada en la boca del estómago.
    Que buena sintáxis para describirte,para describirla.
    Si hasta las ví juntas,y creeme que soy conciente de lo ajena que soy al caso,a ustedes, a esta historia.No soy una loca.Lo juro.
    Suene idiota o no,necesité expresartelo a vos despues de leer esto.
    Mi marido mira una peli,(en realidad ronca de a ratos)y yo lagrimeo sin parar en silencio,,,con un nudo en la garganta q casi no me deja respirar cuando pienso en esas chiquitas,,,será que uno proyecta? será que soy una pelotuda q cree q hay conexiones mas allá de esta vida? y q seguro en otra anterior habremos sido algo? no lo se,,,lo cierto es que Paula me llegó profundo,,,
    Al día siguiente Diego hizo una gran fiesta en casa como despedida del año con el elenco de su novela,acá en México,y durante la noche aparecía Paula y su partida en mis pensamientos,,,yo miraba a la gente y decía bajito,para mí,,,”aprovechen,que la vida es el eslabón perdido entre un chiste y un milagro”:Todos reían,bailaban,se relaconaban como si todo fuera para siempre…Nadie sabe cuando parte.
    Mientras tanto,mi balanza interior pesaba el debe y el haber.
    Y el cagazo de partir antes de tiempo hablaba por mí:”No importa cuan liviana estoy,no podría irme ahora, Victoria tiene 7 y Fede 19,estamos todos locos?PERO,pero el no “puedo” no existe…te vas y te fuiste y no hay respuestas,hay vacío.recuerdos,angustia,bronca, el trabajo duro ahora es para los que quedan.
    Paula me acomodó la tabla de valores de un castañazo,me ubicó.
    Esta es la lucha de ustedes,quienes la amaron,quienes compartieron y la conocieron.
    Lo mío es de afuera… y los de afuera son de palo.
    Quisiera creer q ella me vió alguna novela llorona de la tarde y le caí bien,o por el contrario ,un día me vió en una nota y me criticó las extencones platinadas en algún programa de hace 10 años jajajajaj,eso me dejaría mas tranquila,,,al menos conectó conmigo en algun momento,,,de lo contrario,no entendería este apego a ella…Esta conexión con su partida.No la entiendo.
    Esta es mi forma de decirte,Betina,a vos q te siento su “apoderada” en la tierra,de lo que tu amiga hizo en mí,,,Paula fué un parte aguas,,,desde q se fué vivo mas atenta,agradeciendo este chiste que es vivir y el milagro de amanecer otro día,y hasta me atrevería a decir q con cierta culpa(?).
    y decirte…”qué amiga se hechó Paula!”.
    Si cuando yo me muera alguien me escribe así,yo desde donde esté ,juro que le negocio un par e deseos.
    Gracias por leerme.Y desde ya,,,estoy para lo que necesiten.
    Así me lo dicta el corazón.
    Esas nenas somos todos.
    BESOS

  4. No lo iba a leer ayer. Y finalmente no aguanté. Volviendo a casa, en el auto. Me mataste. Creo que la emocionaste a ella también. GRACIAS. Vos tenés tantas palabras, y yo no tengo ninguna. Te quiero.

  5. Mónica, gracias por tu sensibilidad y tus palabras. Te miró!!! Sobre todo en nuestra novela favorita “Sos mi vida”. Adoraba a La Turca!!! jajaja. Es más, nuestra palabra favorita que es “Cachirula” y todos sus derivados, salen de allí. La dijo Constanza, el personaje de Carla Peterson. Que loco todo. Te la perdiste de conocer viva, era, ES, lo más!

  6. Yo siempre digo, en estas situaciones, que todo lo que se pueda decir es nada. Claro, no había leído este post.

  7. Infinitas gracias… x lo q llore y rei al mismo tiempo…. no pudiste describirla mejor…
    ES lo mas o mejor dicho la mas CACHIRULA!!!

  8. Beta…que lindo poder despedirse de alguien de esa manera…a mi tb me gusta putear y pegar en momentos de dolor…así que comparto! Muy bueno y gracias por esta lección que nos dejaste, tanto a aulita como a mí, al leerte. Abrazo enormeee!!!!

  9. Te empece a leer por Paula, como tantas otras. Con ella comparti clases, chistes, charlas y puertas de cole. No eramos amigas, eramos afines. Existia cierta complicidad que generaba Paula. Y en Paula me vi yo, tal como le sucede a Monica. No logro entender porque pasada una semana sigo lagrimeando en distintas circunstancias por ella. Anoche estaba llamativamente colorada entre los papas del cole mirando a su pequeña actuar cuando puse el video que trajo el gordo del jardin, y sonriendo en las fotos de los actos y parece mentira no verla llegar de la mano de las nenas. Yo voy del enojo al aprendizaje. Me enoja pensar que con tanta gente que vive al pedo, le tenga que haber tocado a ella, llena de proyectos y con tanto por hacer y de quien cuidar. Y lo del aprendizaje es constante, me resulta mirar la vida con otros anteojos, o sacarme los anteojos para mirar la vida. Gracias por contarla como la contaste. Gracias por compartirlo con nosotros. Todos nos quedamos con ganas de más Paula en este mundo.

  10. Beta, sos tan buena gente, paula debe de estar orgullosa de vos de la clava de andre, de maru, se que la están pasando difícil, y también se que los amigos que se van antes se quedan en muestro corazón hasta que nos volvamos a juntar, besos para todas y gracias por este post, es de una gran amiga a otra

  11. Gracias por esto, la verdad me hizo muy bien leerlo. No dejo de pensar en Pau desde que me enteré lo que sucedió. Y si bien no éramos amigas, Pau generaba todo eso que describís en la gente que ni siquiera era su amiga. Fui su profe de Ritmos durante 4 meses de este año, y luego la seguí viendo en el cole, y me dejó su huella en tan poquito tiempo… es sorprendente.
    Deseo que la colorada no se haya ido en vano… si bien es una “hijaputez” lo que pasó, por lo menos aprovechémoslo y aprendamos lo que realmente vale la pena en la vida, disfrutemos a nuestros hijos a full, a nuestra familia y amigos, no nos hagamos problema por pelotudeces, por que hoy estás puteando por una boludez y mañana no estás.
    Gracias otra vez!

  12. Beta, cada día comprendo más porque te elegí como mi hermana mayor, me haces emocionar, escribis lo que siento sin que te lo cuente, sos tan clara y sensata que leerte es un placer…
    te adoro y gracias x todo lo que me brindas!!!

  13. Acabo de leerlo, de casualidad llego a mi inicio en el face y entre sin dudarlo. No sabia que escribias Bet, pero desde ahora voy a seguirte.

    No se que poner, todavia no paso del enojo y la depresion, todavia no lo puedo negociar siquiera, todavia…

    Trato de ir adalante, renguando pero adelante lo mejor que pueda y todas las noches a mi manera la recuerdo y hasta le cuento cosas. No era mi mejor amiga, tampoco formaba parte de mi familia, pero me acompaño 9 años de mi vida de con cosas que nadie tiene idea que pasaron. La cntidad de veces que la llame llorando o riendome o boludeando y ahi estaba la colorada diciendome, Pendeja basta estoy tratando de dormir, o gorda espera que subo al quincho asi me contas tranquila, o ¡cuando vas a entender que la cosa es asi?, o ¿en que andas? yo al pedo en casa, queres tomar unos mates y despues me haces la ganba para ir a new port que sola ni en pedo voy?, o….no te preocupes aca estoy para ayudarte y cagarte a pedos, venite mañana a la ofi empezas a las 10am y en Diciembre te llevo a Barbie conmigo

    Fumamos en san nicolas esperando que el micro cargue bateria riendonos de las caras de boludos de los choferes y puteando por cortarnos la pelicula. Nos comimos el ultimo sugus de cereza que tunni nos dio antes de dormirnos esperando el desayuno a las 5.15am, grite hasta que mis pulmones dijeron basta, perdoname gorda, no pude ni salir corriendo a buscar a alguien, no pude despedirme de vos ni en el responso. Pero aca toy!! te adoro como siempre, te tengo conmigo, como dice beta llevandote para todos lados.
    Escucho las cosas que vives y la canto como si fuera la ultima vez.
    Es dificil ver a todos, tengo miedo de generar mas dolor que otra cosa, no se siquiera si comentar una puta foto por face. Y ahi estas pegandome tres cachetazos, como tantas veces, diciendome dejate de romperme las pelotas pendeja!! y en sueños me mostras dibujos para chiara y helena y me decis que te acompañe al banco a pagar un par de cosas y yo voy y tomamos mates en el quincho y criticamos boludos y me despierto sabiendo que en mi, que en todos estas.

    Perdon, no me animo a escribir ni la mitad de lo que acabo de poner. No se si esta bien o mal que lo haga… no se nada

    Saludos a todos y yo tambien estoy para lo que sea nacesario, saben que los quiero bien

  14. Barbi Cicchelli el

    Ayyy Beta… Que me hiciste mariconear mujer! Y mira que decían de la posibilidad de que haya nacido sin lagrimales… Pero es q entras justito en ese espacio entre sentir el dolor (o lo que sea) y saber explicarlo con palabras. Con las palabras tuyas, mias, de cualquiera. No con las mas adornadas ni correctas. Con las que son en verdad. Que glorioso y mágico poder sacarlo de uno (o al menos compartirlo) de una manera tan leal. Creo que tu amiga estaría feliz de, entre tanto, ser motivo para tu arte. De transformarse atravez de tu posteo en mi Tia Tata, en el amigo de aquel o en la hermana de aquella otra. Creo que tu magia es que sin siquiera conocerla, con leerte todos le pongamos cara a la “colorada” de cada uno. Brindo por tu arte nena! Cuanto psicólogo se cagaria de hambre si nos enseñarias, al menos un poco, a como hacer esto…Un cariño Beta!

  15. Betina querida, me haces llorar y ni lo termino todo, porque se me hace un nudo en la garganta, aún cuando te escribo contengo las lagrimas en los ojos. Porque me haces pensar en valorar la vida, esta que va que no sabes como. Pensando, ingenuamente que la tienes segura. Cuando escribes, que deja a sus hijas, se me bloquea la mente, y pienso en ráfaga la posibilidad y la hago pelotas para tirarla a la basura.
    Que mi crio es muy chico, que mi vida es corta, que aún falta mucho, que la muerte esta muy lejos.
    Que bien escribes caray. No te conozco, pero ojalá fuera un día argentina para ser tu amiga.
    un abrazo.. desde México chula.

Dejar una Respuesta