Carta de una mamá para Santa

0

santaokHace tiempo que vengo acumulando notas para esta carta. Este año me decidí y espero ser escuchada, juraría que me porté bien.

Querido Santa:

Hace años que superviso las misivas que te llegan desde este hogar, pero, disculpame el atrevimiento, vengo juntando un par de ideas para pasarte en perjuicio de nadie y por el bien de todos.

Entiendo que no estás acostumbrado a recibir cartas de adultos, así que espero que sepas apreciar la sintaxis y la ortografía y sobre todo, que distingas que la escribí en diciembre, un mes que, no te lo voy a decir a vos, es mucho más intenso de lo que debería ser el último mes del año.

También espero que a la hora de evaluar mis pedidos, valores que no te vengo con imposibles, no quiero vivir en Arendelle ni que Iron Man venga a mi cumpleaños ni que Maléfica se lleve a mi hermanito menor. Lo mío es más práctico, ¿viste?

No te distraigo más, sé que venís pesado y que el clima de por acá no combina con tu traje polar. Ni hace falta que investigues, me porté muy bien (sobre todo porque no tuve tiempo para portarme mal).

Te dejo mis consejos para aplicar a los regalos que les traés a nuestros hijos:

  1. Si tiene pilas, no olvides las pilas: El 25 de diciembre es feriado y nada abre. Son dos días de desazón.
  2. Todo bien con el envoltorio, pero te sugiero dos tips a tener en cuenta: seamos ecológicos, menos es más, que no salga más caro que el regalo. Y sobre todo, que no tengamos que llamar a los bomberos de guardia para que logren abrirlo.
  3. Sabemos que muchas veces no podés traer lo que te piden y sabemos que un mundo es mucho, pero hay que ponerle onda, si no podés traer esa muñeca tal vez podés traer un libro de esa muñeca en lugar de reemplazarlo por el libro de matemáticas para el colegio.
  4. Sorpresa es sorpresa. Un par de soquetes para dormir no es una sorpresa. Un pijama de algodón blanco tampoco.
  5. Si el niño vio en una publicidad lo que te pidió, sería genial que el objeto sea al menos parecido al de la publicidad. De paso, si la publicidad era de otro país, apreciamos que dejes una nota explicando la situación. No nos dejes solos en eso.
  6. Si se trata de un juguete que necesita ser alimentado, te pedimos encarecidamente que verifiques que la importación venga bien y sin problemas. Tenemos máquinas de hacer de todo sin lo que hace falta para hacer al menos algo.
  7. Y sería genial también que el regalo no forme parte de una colección interminabley carísima sin la cual éste presente casi no tiene sentido.
  8. Agradecemos también que tenga poco volumen o volumen bajo, pero esto ya lo pedimos de llenos.

    Por otro lado, si me vas a traer algo a mí, podés hacer la analogía con el punto cuatro pero la verdad es que no necesito más que ver a mis hijas en esa mañana única, suspendida en el tiempo, que siempre nos deja la Noche Buena. Nunca es el tamaño o el valor, es la sorpresa y la intención (pero igual, no olvides las pilas).

    Ahora, si insistís, calzo 39.

    Te dejo en la heladera una cerveza helada (de sidra debés estar hasta las orejas) y una botella de leche. Vos elegí lo que quieras, prometo no contarle a nadie. Y no lo tomes como un soborno, es solo pura empatía en estas noches de fiestas que son tan intensas como maravillosas para todos. Incluso, sospecho, para vos.

 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta