El arte de educar

0

IsitaenProaLa mirada de los nenes sobre el arte es más parecida a la del artista que la nuestra. El arte es incomodidad y juego. ¿Se animan?

La mirada perdida en la lontananza, una pose serena pero calculada y una inmovilidad tan poco habitual que me obligó a interrumpir la escena y preguntar: “¿Qué hacés chiquita?”. La Menor me respondió: “Soy una estatua que parece de verdad, como la de ayer”. Y siguió jugando a estar quieta.

El día anterior las habíamos llevado a la muestra de Ron Mueck, un escultor australiano que hace figuras humanas realistas, pero fuera de escala. Se enmudecieron frente a esas personas gigantes o pequeñas reproducidas al más mínimo detalle y volvieron, cada una con un libro, embelesadas y conmovidas con la expresión serena de unos y el dolor explícito de otros. Como una metáfora propia (el arte siempre se hace propio) había en la muestra esculturas de estatura mayores y menores, como ellas dos.

Enfrentar a los hijos con obras de arte (las que te gusten, soy de las herejes que piensas que el arte es más amplio de lo que creen algunos artistas) es enfrentarnos a nosotros mismos con las preguntas que vendrán a continuación. Definitivamente es mucho más sencillo explicarles un juego en la Tablet que un cuadro.

Podés seguir leyendo este post en Disney Babble (Hacé click)

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta