La horma de mis zapatos

2

zapatosSi pensás que los zapatos son sólo una prenda que nos cubre los pies, te sugiero que pases a otro texto. Este post no es para vos.

Soy un cliché, me gustan los zapatos. Me gustan en cantidad y la calidad me tiene casi sin cuidado. Me gustan en particular por cuestiones diversas y no respondo cuando me preguntan cuántos tengo, sobre todo porque no lo sé con certeza. Me gustan los zapatos divertidos más que los cómodos y me gusta estrenar zapatos tantas veces como pueda.

Me gusta que mis zapatos circulen por otros pies, los presto sin empacho. Tengo modelos iguales en varios colores, tengo algunos que usé una sola vez, otros que nunca usé y otros arreglados mil veces porque no me resigno a dejar los caminos por los que me llevaron. Regalo zapatos casi con la misma asiduidad con la que compro, cuestión de equilibrar para evitar tropiezos.

No compro zapatos por necesidad (tengo pares para todas las vidas que quiero vivir) ni por moda, aunque en algunos momentos maravillosos (como ahora) la moda combina con mi gusto. Jamás pagaría por un par de zapatos un precio que me amargue el placer de tenerlos. Las carteras, contrario a lo que muchos piensan cada vez que cumplo años, me dan igual: uso la misma hasta que se rompe.

Seguí caminando este post conmigo en Disney Babble (Hacé click)

Compartir.

Sobre el Autor