La vida color Violetta

1

violetta

Violetta vuela sobre un mar de gente y así termina su gira y su show. Me retiro derrotada, tarareando algún hit y de la mano de La Menor que parece levitar…. sí, igual que su ídola.

Uniformadas con vincha, bandera, pollera con volados y emoción se acercan, de a miles, al mismo sitio. Van marcando nuestro camino. Casi todas son mujeres y niñas y avanzan como zombies desaforadas sin apartar la vista de su objetivo: el mítico Luna Park de Buenos Aires. Es como hacer turismo aventura pero aquí parece que nos proponen que alcancemos las estrellas.

No evitan el merchandising, ni al ilegal que rodea al edificio ni el oficial. Te ofrecen una lata de pochoclo al mismo precio del uniforme del colegio, pero bueno, la felicidad de tus hijos no tiene precio, dicen. Si es por amor…

Un día antes de empezar las clases, y desafiando el límite de la ansiedad, llevé a mis hijas al cierre de la gira de Violetta. A La Menor se lo dije 5 minutos antes de salir, no porque ya se me haya hecho costumbre, sino porque no me sentía capacitada para contener el desborde de euforia anticipada. Ponerle nombre a 931923 útiles escolares le quita el ánimo a cualquiera.

Podés terminar este relato en Disney Babble. Hacé click. 

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. La verdad que es algo increible lo que genera violeta en todos los niños y niñas.. Yo tengo a mis nenas, todo el día frente a la tele mirandola y cantando sus canciones!

Dejar una Respuesta