Las experiencias que nos cambian la vida (O Instrucciones para chocar con gracia)

0

B - AR - Beta Suarez - Choque_732x412

Los choques en la ruta son parecidos a los choques en la vida. Muchas veces no se pueden evitar, pero podemos intentar transitarlos con cierta gracia.

Aprendí a manejar hace poco más de un año.  Es decir, aprendí a manejar de grandey con mañas. Luego de hacer el curso, animarme a salir a la calle, dejar de esperar la muerte en cada esquina y de escribir varios post sobre el tema, ya me dejaba llevar por esa extraña sensación, mezcla de libertad y de autonomía, que te da conducir un auto (Aunque estés llevando a los nenes al dentista).

Me faltaba, sin embargo, un hito: el primer choque. Con la experiencia de mis años sabía que mantener el invicto era casi imposible y tenía la misma ansiedad que me generaba la idea de olvidarme a las nenas en el colegio. Quería que pase ya, así no sufría con la espera del imprevisto.

Claro que no es lo mismo, en el choque podés perder mucho más que tu buena reputación en el colegio.

A mí el primero me tomó por sorpresa. Venía sola, con el sol insolente de la primavera en la cara, cantando una canción que me gusta… Venía bien: De mano, con prioridad en el paso, a la velocidad adecuada y con el cinto de seguridad puesto. Y choqué igual.

La primer enseñanza es que no importa lo bien que hagas las cosas, te podés estampar igual. Como en la vida.

No te pierdas la lista de instrucciones para chocar con gracia. Hacé click acá y seguí leyendo esta nota.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta