Lo que la maternidad no es

2

 Fotor01018142236NOTA DEL AUTOR: Este es el texto publicado en en diario El Cronista, revista Clase Ejecutiva (17.10.2014)

“Muchachos, con la luna no tenemos nada más para hacer” nos decía un profesor cuando escribíamos sobre temas agotados. Con la maternidad me pasa lo mismo, sin embargo creo que no hay texto que llegue a definir el concepto real.

  • NO ES un modo de realización personal. Tus hijos no merecen que los cargues (literalmente, pesa) con tus frustraciones.

  • NO ES el único tema de conversación. Si te encontrás hablando con las plantas porque la gente se te escapa es un buen momento para que revises los componentes de tu universo.

  • NO ES un misterio. Todos somos hijos. No te hagas la superada con la gente que no los tiene. Cuando creas que la maternidad te puso en alguna especie de pedestal recordá que tenés que dejar de pensar en pavadas para ir a pasar el peine fino y explotar piojos con las uñas.

  • NO ES lo único que te va a pasar en la vida. Hacé cosas que te hagan feliz que no tengan que ver con tus hijos. (Porque así de paso les das aire para que ellos puedan hacer cosas sin vos).

  • NO ES el abandono de tu pareja. El hijo no es tuyo y darle lugar al otro, además de mantener la sanidad mental de la familia, va a permitir que puedas ir al baño sola. Es genial salir aunque sea a dar una vuelta a la manzana de la mano de tu pareja sin que te digan “mamá” cada dos minutos.

  • NO ES decir todo que sí. Ni es decir todo que no. Este equilibrio, en el que se juegan la comodidad, el cansancio, la crianza y tantas otras cosas, es una de las cosas más complejas del “ser madre”. Equivocarse forma parte del ejercicio, no sufras.

  • NO ES una sola cosa. Hay tantos modos como madres. Ninguna madre puede criar sola, la nutrición, en el sentido amplio, es tarea de la comunidad. No juzgues, ayudá.

  • NO ES la pérdida del miedo. Todo lo contrario, no sabés lo que es el miedo hasta que tu hija se va por primera vez de campamento o empieza a viajar sola en colectivo.

  • NO ES saber. No se te activa un chip con las respuestas a las millones de preguntas que empiezan apenas el test de embarazo te da positivo. Lo bueno es que, escuchá bien, las madres no tenemos obligación de saber. Nuestros hijos nos acompañan en la búsqueda y en ese camino aprenden más que con las respuestas.

  • NO ES lo que muestran las publicidades de mayonesa: Ropa en colores pasteles, pisos impolutos, sonrisa perfecta, paciencia ilimitada… si sos primeriza tal vez te lo crees y sentís culpa por tus ojeras y tu ropa arrugada. Relajá, la banda sonora de la maternidad muchas veces no es con campanitas. Bailá al ritmo que te toque que va a estar bien.

  • NO ES gestar. No es parir. No es adoptar. No es dar la teta. Es todo junto o es lo que puedas de esa lista. No hay un solo gesto que te haga madre, hace falta una vida.

La maternidad, por un lado, es algo que las mujeres hacen desde siempre en condiciones diferentes, incluso en situaciones límites, en todos los tiempos y en todas las culturas. Es mamífero y “básico”. Pero por otro lado te deja temblando con la sospecha de que formaste parte de algo que te supera, algo más grande, una maravilla cotidiana. Creo que la maternidad te convierte en una mejor versión de vos misma pero nunca en una mejor versión que otra persona, tenga o no hijos.

Creo también que es una experiencia (Tal vez la única) que no se compara con absolutamente nada más, pero no es una obligación para las mujeres tener hijos. La maternidad es el único “cargo” que no podés dejar, es para siempre y a toda hora. Pero que sea para siempre no significa que sea todo el tiempo. Ningún hijo se merece ese tormento.

La maternidad, para mi, es vértigo. De a ratos tropiezo, de a ratos me siento a disfrutar del paisaje. La maternidad es camino más que destino y a veces son mis hijas las que me llevan de la mano. Y entonces descubro que tan mal no vamos…

PD: Y tengo que escribirle a mi profesor para decirle que es cierto eso de la luna, pero que cuando en lugar de una son 9, nos quedan páginas y páginas para seguir llenando.

recuadro

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

Dejar una Respuesta