Los embarazos reales no son como los de las revistas

0

Las revistas nos muestran embarazos que distan tanto de nuestra realidad que nos hacen dudar. ¿Las equivocadas son ellas o somos nosotras?

La ropa le cae con gracia, todo en tonos pasteles. En la foto el sol le pega justo en la panza redonda, que parece que tiene un aura. La sonrisa serena, el maquillaje perfecto y declaraciones que me perturban: “No engordé casi nada y eso que no paro de comer, sigo con mi rutina de gimnasia como siempre, duermo sin problemas y no tengo sueño, me levanto sin problemas, no sé lo que es una náusea, no me duele nada…”. Y está el título que engloba la situación: “El embarazo es mi estado ideal, viviría embarazada”.

Leo y me hiperventilo. ¿Pero a mí qué me pasó? En mis dos embarazos andaba descalza porque no había zapatos que me quedaran bien, tenía malestares para repartir, mi humanidad se parecía a un globo terráqueo, me quedaba dormida en todos lados y mi mejor amiga eran las gotitas anti náuseas. Claro que conozco a mujeres que se han sentido un poco mejor, pero ninguna como las embarazadas de las revistas.

Se parecen bastante a las modelos que dicen: “Desayuno chocolate, pero es genética, no engordo nada”. Nadie te dice que durante el embarazo te vas a sentir de maravillas y claro que vale la pena porque es una experiencia de verdad única. Pero frente a la imagen que me resulta tan ajena del sol en la panza, me pregunto si hay algo que hice mal, si salir en revistas te sienta mejor que ir al obstetra o si hay una necesidad muy extraña de mostrar la situación de llevar a una persona adentro como si fuera una publicidad. De paso, las embarazadas de publicidad se parecen bastante a las embarazadas de revistas. Y poco a mí.

Seguí leyendo este texto acá. Hacé click. 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta