One Direction en La Mayor

0

OneD4Antes de parir muchas te asesoran sobre la maternidad pero nadie te advierte, por ejemplo, sobre el momento de acompañar a tu hija más grande al recital de la banda del momento.

Finalmente llegó el día y reconozco cierta sensación de triunfo: Desde que sacamos las entradas ni la banda se separó ni a La Mayor dejó de gustarle. One Direction pisó suelo argentino en el medio de un fin de semana largo y cuando el tiempo es libre la ansiedad ocupa más lugar.

Pero todo llega, y nosotras llegamos al Estadio de Velez. El contingente de la experiencia sociológica estaba conformado por tres pre adolescentes emocionalmente inestables y tres madres en alerta y resignadas.

Si bien las adultas responsables teníamos muchos recitales en nuestro haber, nunca vivimos 18 cuadras de cola para entrar. En esa espera negociamos con los vendedores de merchandising pero sobre todo con nuestras hijas, hicimos yoga para no ahorcarlas cuando refunfuñaban porque habíamos llegado sólo dos horas antes del show, nos mojamos con la lluvia, les marcamos un mínimo de cinco puntos de encuentro imposibles por si se (nos) perdían, hicimos piruetas para que los celulares colapsados tuvieran señal y les dibujamos el nombre de sus ídolos en los mismos cachetes en los que hasta hace muy poco se pintaban mariposas con brillitos.

Seguí leyendo esta Odisea en Disney Babble (Hacé click).

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta