Recambio de temporada (Y de propósitos)

0

Tribulaciones propias de diciembre (Y en modo mujer)

Cuando está por terminar el año en casa se presenta una contradicción: Por un lado el cansancio bestial con el que llegamos a Diciembre y por otro lado el deseo de dar vuelta la casa y renovar todo. Porque la casa, en general, se ve como nos vemos, y el verano, junto con la promesa de un nuevo año, es una buena oportunidad para mudar de piel, hidratar las ideas y limpiar la mirada además de los armarios.

El recambio de ropa es obligatorio (porque la lana con 30 grados es molesta) así que suele ser un punto de partida para todo lo que se viene. Mientras doy vuelta cajones y revoleo pechas repienso como me gustaría encarar esta nueva temporada:

  • Sobre las cosas: Las cosas pesan así que lo que no se usa se regala. Lo que se tiene se disfruta y se comparten. El único modo de poseer las cosas es, de verdad, poder prescindir de ellas sin sufrir.
  • Sobre el tiempo: Hacer dieta, gimnasia, salir a correr, finalmente tomar ese curso que tenemos pendiente, yoga, tratamiento de belleza y spa… todo necesita tiempo. El tiempo es limitado, los deseos por suerte no. Se trata entonces de organizar prioridades y de que nuestro espacio personal esté lo suficientemente arriba en la lista como para que sea posible.
  • Sobre los propósitos: Cuando cierra el año es época de evaluar lo hecho y renovar propósitos. El mío más importante será que los propósitos sean realistas aunque sean esforzados. Soñar es genial, frustrarse y sobreexigirse (algo que las mujeres hacemos muy bien) no está bueno.

Ya casi estamos por sacar el arbolito de navidad. Pero bienvenido sea el fin de año, que es imprescindible para que llegue el próximo.

Y no te olvides que muchas veces es necesario hacer lugar, quitar lo viejo, para que entren cosas nuevas. Y no hablo únicamente del zapatero.

Podés leer este post (Y muchos más) en la Comunidad de AlmaShopping. Hacé click. 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta