Receta para sobrevivir a marzo

0

Marzo es sabio, llega después del descanso. Si el agite de marzo fuera en diciembre, sería mortal.

La última vez que nos vimos por acá hablamos del diciembre agitado y nuestro de cada año. Bien, pasaron dos meses, tuvimos vacaciones o al menos tuvimos el cese de la rutina escolar, le bajamos el tono al despertador y nos acostumbramos a ese ritmo raro del calor en la ciudad con sus siestas y sus noches. O al de la arena en la playa. O al de los viajes con sus valijas y sus descubrimientos. Todo muy bonito, pero ya somos marzo.

Marzo aparece lleno de comienzos, como una línea de largada, sólo que venimos desentrenados a puras noches de películas, salidas familiares en la semana, amiguitos a dormir… Marzo ataca pronto con su “Vuelta al cole” y nos deja de cama, haciendo malabares y perdiendo, en tan pocos días, todo lo que pensamos que habíamos acumulado de descanso en las vacaciones.

A esta altura, Marzo con sus listas y sus urgencias, y yo con mis tropezones y mi experiencia, somos amigos. Les paso mi receta para sobrevivir al 3er. mes del año… como para llegar a las nuevas vacaciones con todas nuestras partes.

  • Prepará la “Vuelta Al Cole” cuando te parezca más sano. No importa lo que hagan las otras mamis del grupo de Whatsapp. Si te da paz ponerle nombre a los lápices el 31 de diciembre mientras brindan, adelante. Pero si preferís dejarlo para dos días antes del comienzo de clases, también está bien. Lo importante es que ese día estés en tus cabales para acompañar cariñosamente a tus hijos y no en estado de profunda angustia porque no conseguiste sacapuntas de metal con doble filo.
  • Hacé un calendario familiar que incluya los horarios de toda la familia, hasta los de las mascotas. Hacélo en familia, no es una tarea solo tuya. Ponelo en un lugar visible y que, en la medida de sus posibilidades, cada uno sea responsable de lo que le toca. Claro, tu bebé no puede prepararse la mochila para la guardería y el gato no sabe que se le acabó el alimento, pero esas son excepciones.
  • Planificá las actividades extracurriculares sabiendo que, como en la vida, todo no se puede: No es sano ir a patín artístico a la madrugada y no es sano que los nenes tengan 15 ítems propios y vos ninguno porque bueno, alguien los tiene que llevar y traer. Equidad, equilibrio y sobre todo, la certeza de que el día tiene, apenas, 24hs. Y algunas hay que dormirlas.
  • Recordá que además de madres, somos mujeres: Si bien este ítem da para un texto entero (o para un libro) sepan que Marzo, como si no viniera con suficiente equipaje, es el mes en el que se celebra el Día de la Mujer. Una madre que es solo madre, es mucho para cualquier hijo. Dedíquense tiempo exclusivo. Sí, aunque sea marzo.

Marzo no es ley: Si algo de todo lo anterior te sale mal. O no te sentís cómoda y querés probar otro esquema, no te prives. Te quedan muchos meses por delante, que no sea una condena. Lo bueno de marzo es que cuando te querés dar cuenta, ya es abril.

Es bueno, ya que estamos todos en estado de vuelta al cole, recordar cómo se conjugan algunos verbos: Aflojar, relajar, delegar, disfrutar, transitar…. Y actuar sabiendo que en marzo no se acaba el mundo. Les propongo quitarse algo de presión y recalcular para que, por el contrario, sea un buen comienzo.

(Columna publicada en la Revista Nacer y Crecer – Marzo 2016)

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta