Sobre baby showers, costumbres, regalos y pañales

0

Hay un tema que nos desvela: ¿Qué se debe regalar en un baby shower? Aquí, luego de un análisis sesudo, la respuesta correcta: Regale pañales y esa madre le estará eternamente agradecida.

Nos encontramos en un momento de quiebre. De profundo dramatismo y desconcierto. Hablo de la realización de Baby Showers a diestra y siniestra. Es que aún, en la Argentina, conviven en un mismo festejo (compartiendo sillas y cupcakes) una generación que con suerte vio algo parecido a este tipo de celebración en una películ gringa y otra generación, más nóbel, que da por sentado que el embarazo viene con la torta de pañales como adorno y el juego de “póngale el chupete al bebé” incluidos.

Las abuelas del bebé que aún no nace están un poco confusas. Contentas por haber sido invitadas (la de cosas que tienen para contar luego en el barrio) pero temerosas porque no quieren desarmar la decoración como de revista, mirá si se van a comer esa galleta tan bien adornada, con lo bella que está. Pero esta apropiación autóctona de los baby showers no sólo desconcierta a las familiares más longevas. Este universo casi exclusivamente femenino aún está lleno de dudas: ¿El padre tiene que participar? ¿De verdad me tengo que poner un babero? ¿Además de llevar regalo ese día también tengo que llevar cuando nazca?

El regalo parece ser un GRAN TEMA. Si de vez en cuando nos ocurre que no sabemos qué regalarle a alguien que conocemos mucho, imagínense a alguien no nació. Queridos lectores, como este blog también es servicio, déjenme que les diga algo importante. Anoten. Agenden. No lo olviden. Si lo invitan a un Baby Shower, regale pañales. Sobran motivos:

  1. Nunca son suficientes: Un niño va a usar un promedio de 5 pañales por día, 7 días a la semana durante aproximadamente 18 meses. Son 2.700 pañales. Nunca, repito, son suficientes. Ahora, no le diga este dato a la madre que están agasajando, qué necesidad…
  2.  Los pañales son mucho más que pañales: Si elegimos un buen pañal vamos a estar regalando un cuidado para la piel del bebé que, además de salud, va a garantizar un sueño plácido para él y, en consecuencia, para sus padres. Regale pañales que ganamos todos. (Para mi, por experiencia con mis hijas, los Pampers Recién Nacidos para los primeros días y Pampers Premium Care son los que recomiendo. No tengo dudas. Entren aquí y van a ver todas las buenas razones de mi consejo).
  3. No le erramos con el gusto de los padres: Ni con los estampados, ni con las telas, ni con los colores, ni con el talle. Bueno, hablando del talle, le paso un dato: El talle que más usa un niño es el G. Y es genial porque si le llenamos la casa de pañales, le damos la oportunidad a la madre de elegir otras cosas más divertidas (Tiempo y dinero, las dos cosas le estamos regalando, lo pensaron?)
  4. Dejamos a la embarazada en paz: Porque si está a punto de parir, no es lógico que tenga que salir a cambiar la quinta mantita de la misma marca, o el osito número 19, todos blancos. Sobre todo si el plazo de cambio vence antes de que nazca el festejado.

Vamos probando, a medida que se nos acumulan las invitaciones a baby showers. Y a medida que tenemos hijos, también. Me hubiera encantado que me regalen más pañales y menos sonajeros. La madre que regala pañales a otra madre, es una madre con experiencia (Además de una amiga copada).

Más allá del humor, y del desfase generacional que aún impera, nada se le puede objetar al deseo de festejar la vida. Qué es nueva y buena. No se priven.

(Y regalen pañales!)

PD: En la Comunidad Pampers hay mil ideas para armar el baby shower de sus amigas (Porque no lo arma la embarazada, sabían? ahhhh vieron… a entrar entonces, y a divertirse!).

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta