Tips para enfrentar una maratón sin lesiones (Y en pantuflas)

1

Hay un tipo de maratón en la que soy una verdadera erudita, a fuerza de repetición y entrenamiento. Van mis tips, amigos, se los comparto para evitar desgarros y calambres.

Cada vez que Netflix publica un estudio se me mezcla la profesión con el fanatismo y no me dan los ojos para leerlo. Llegó el de “Índice de maratones” y casi lo hago un cuadrito, pero como era largo, lo convertí en este post. Es que hay series que devoramos, agradeciendo a todos los Santos que hayan subido la temporada entera, y hay series que saboreamos de a poco, como confrontando cada escena. En casa, y como ejemplo reciente, me engullí la 2da. de Penny Dreadful y estoy asimilando, lenta, la nueva de Bloodline. Y claro, todo estamos esperando a Orange (A partir del 17/06), candidata a maratón, sin dudas.

Debo confesar que me especializo en las binge wachting, las sesiones maratónicas. Comparto el master con mi consorte, y para evitarles lesiones (Como quedarse dormidos para llevar a los nenes al colegio) les dejo las instrucciones para nuestras maratones preferidas, las que hacemos en casa y en pantuflas.

  1. Estar atenta y entrenada: El control mental es importante, y la información calma la ansiedad. Debemos saber cuándo se habilitan las nuevas temporadas de nuestras series favoritas y utilizar el resto del tiempo para entrenar. Por ejemplo para acumular horas de sueño o para ver series de segunda línea sin temor a perder un detalle o a quedarnos dormidos.
  2. Vestir de modo adecuado: Esto no es para cualquiera. Hay mil cuestiones a tener en cuenta para transcurrir la maratón sin inconvenientes: Elásticos flojos, telas cómodas, el abrigo apropiado. La vestimenta ayuda también a reconocer a los expertos: El pijama más gastado es el uniforme de los que más medallas tienen.
  3. Elegir el momento exacto: Cuando los niños duermen, con el celular apagado, un domingo de lluvia, una gripe oportuna, una madrugada acurrucados… Elegir nos exige un equilibrio complicado entre la precisión quirúrgica para decidir el mejor momento y el aprovechamiento de las oportunidades espontáneas.
  4. Buscar compañero de aventuras: Y quien dice compañero, dice cómplice. Para cada serie, el que mejor les venga. Es importante sostenerse y sobre todo, ser leales. La infidelidad serial es tremenda.
  5. Estar bien equipados: Bebidas, comida, abrigo, lentes, pañuelo, la tablet para twittear al respecto… Todo lo que haga falta para llegar enteros al final y sobre todo, para disfrutar el camino.
  6. Respeto por el otro: El espíritu deportivo exige que miremos al otro con altura. No importa la emoción que tengamos o la adrenalina con la que hayamos quedado después de una maratón que incluya final de temporada. Antes de publicar cualquier cosa, antes de comentar, antes de exclamar u opinar… preguntamos! Puede que ese otro ni siquiera haya pisado aún la línea de largada.

Y todo esto debe hacerse además en un marco delicado que nos pide ir en contra de nuestros principios: Hay que maratonear a escondidas de los hijos. Esto, colegas, es un ejercicio que los padres debemos practicar sabiendo que los nenes nos llevan ventaja. La Menor podría haber visto los cientos de capítulos de Naruto de un tirón. Y La Mayor tiene más series en su lista que horas del días para verlas, porque bueno, sería bueno que además estudie… Entonces, compañeros de infortunio, usaremos el nunca bien ponderado “ojos que no ven…” porque sepan que los padres tenemos derechos. Y uno es elegir no dormir una noche para disfrutar de nuestra maratón en pantuflas aunque nuestros hijos tengan un tiempo estipulado por día para estar frente a las pantallas.

Nos vemos en el próximo post. O en el próximo podio.

PD: De yapa, vean el índice de maratones de Argentina. ¿Se sienten identificados?

ArgentinaFinal

Compartir.

Sobre el Autor