9 cosas que son más íntimas que el sexo

0

Hay cuestiones que nos exigen un nivel de cercanía más profundo que el de una noche de pasión. La intimidad en una pareja es mucho más que sexo.

Creo que el sexo es muy importante en la vida de una pareja y que no hay que descuidar esta faceta que, por otro lado, es muy entretenida. No juzgo, claro que no, a los que lo viven de modo diferente. La libertad es libre, decía mi madre, y es algo que no olvido nunca. A mí me encanta el sexo. Soy además de las que creen que el sexo con amor es mil veces mejor, más intenso y con grandes posibilidades de ir escalando en los ítems que ustedes quieran. Como en un deporte, es una cuestión de práctica y de conocer al compañero de equipo con sus gustos, sus fortalezas y sus debilidades.

Cuando me senté a escribir sobre lo que me gustaría enseñarles a mis hijas sobre el amor noté que sobre sexo sabíamos todo y que sobre el amor era más complejo hablar. Pareciera que, como evidencia de los tiempos, sabemos cómo cuidar nuestros cuerpo (o al menos hay mucha información disponible al respecto) pero no tenemos tan claro cómo cuidar nuestro corazón. Sexo e intimidad no van necesariamente de la mano.

Por eso creo que hay cosas que no reemplazan al sexo (además, no hay necesidad de reemplazarlo, con lo divertido que es) pero que exigen un nivel de intimidad que las relaciones sexuales no tienen obligatoriamente:

  1. Una enfermedad: Desde una gripe hasta esas enfermedades tremendas. Que tu pareja se ocupe de tus medicaciones. Que te ayude a levantarte. La mirada del otro cuando a uno le cuelgan los mocos, o está en una cama de hospital, exigen una intimidad profunda y una confianza serena en el amor que nos tienen.
  2. Un viaje largo: Hambre, sed, ganas de ir al baño, cansancio, transpiración y aburrimiento. Eso no se comparte con cualquiera.
  3. La familia política: Ese cuñado, esa suegra, ese tío… que no son nuestros, pero aun así tenemos que lidiar con sus problemas y sus defectos. Los heredamos por la cercanía de la intimidad con el otro. Y por ningún otro motivo.
  4. Una tristeza, un enojo o una zona oscura: Desnudar el alma. Dejar que se vean nuestras heridas. Descubrir nuestras zonas despintadas y sin brillo. Esto es de verdad mucho más difícil que desnudar el cuerpo.

Las otras 5 cosas de la lista las podes leer en Disney Babble, hacé click.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta