Adolescencia inminente: Señales luminosas

0

adolescenteEntre la dulce infancia y la rebeldía adolescente hay un limbo de transición que nos ofrece el tiempo necesario para prepararnos para lo que viene. Las señales son evidentes, sólo se trata de estar atentos.

Tal vez por sana negación creemos que nuestros hijos pasan de esa cándida infancia en la que buscan el abrigo de nuestro abrazo a esa adolescencia cruel en la que nos convierten en meros medios de transporte y en cajeros automáticos.

Sin embargo, hay una época de transición en la que ellos todavía no tienen edad para irse de vacaciones solos y nosotros todavía tenemos paciencia para soportarlos 15 días en la playa, fastidiados y aburridos, haciendo la parabólica humana para encontrar señal en el celular.

Justo en esa etapa hay señales que nos preparan para el tiempo que viene, en el que ellos adolecen y nosotros acompañamos, sobre todo porque no nos queda más remedio. Se trata de estar atentos para ir asimilando.

Hasta aquí el reloj interior infantil no reconocía fines de semana ni feriados y los hijos nos abrían la puerta del cuarto a las 7.30 am reclamando el desayuno. De repente, y como si les hubieran cambiado un chip, duermen mucho más. Despertarlos es complicado y si no fuera porque los amenazamos con cosas tremendas saldrían del lecho después del mediodía. Creo que acumulan sueño para todo lo que no van a dormir apenas los dejemos salir a la noche.

Seguí leyendo sobre estas señales en Disney Babble. (Hacé click).

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta