Advertencias para el padre de mi hija adolescente

4

Padre e hijas mujeres son un combo fascinante. Cuando la hija es adolescente, además es explosivo.

Mi marido tiene tres hermanos varones y nosotros tenemos dos hijas mujeres. Este pobre hombre se encontró, por primera vez, sumergido en un mundo de colores pastel, princesas, hebillas, música pop y esmalte para uñas. No solo se adaptó con cariño y humor del bueno, sino que además es un padre prodigiosamente presente. Es cierto que lo he visto desconcertado, estupefacto y asombrado, pero siempre divertido y amoroso. Hasta ahora.

La Mayor se estrena en la preadolescencia y ese romance entre padre e hija viene mostrando ciertas grietas que van a devenir en abismos. Para qué vamos a negarlo, desde mi realidad de hija mujer puedo asegurar que esto no va a hacer más que empeorar. Quiero decirle a este padre sufrido que hay una lista de cosas que van a ocurrir (y seguro las mujeres se van a sentir identificadas).

Querido, espero que leas atentamente y que quedes prevenido:

  • Ya no se quiere casar contigo: es más, no entiende cómo yo sí me casé. Es que nadie razonable se querría casar con una persona que pone restricciones para el uso de la tecnología o te manda a estudiar.
  • Odia tu música: no importa cuánto empeño le hayas puesto a la cuestión. Tampoco sumaron millas las cientas de noches que la dormiste tocando la guitarra. Ahora no solo escucha cosas que te hacen doler los oídos, sino que detesta cualquier banda, género o canción que le sugieras.
  • Se va a hacer señorita: aunque no quieras. Y su cuerpo va a cambiar y cuando caminen juntos por la calle habrá chicos que la miren. Matarlos no es una opción. Repito: matarlos no es una opción.
  • No tendrás más autoridad: todo lo que digas será desacreditado y hasta el desconocido conductor del bus será una voz más autorizada que la tuya para cualquier tema.

Seguí leyendo este texto acá. Hacé click. 

Compartir.

Sobre el Autor

4 comentarios

  1. Hola linda! te entrevistamos hace un par de semanas en Radio Mitre Salta. Me enganché con tu blog y ahora es una especie de terapia, je. Pero no puedo terminar de leer tus posteos porque sale un cartelito de error cuando la opción es continuar leyendo. Una làstima… ojalà lo resuelvan. Besos salteños!!! Milagro. La flaca del café.

  2. Sólo tengo dos hermanos varones pero, como tu marido, tengo dos hijas. Así que me apunto todo lo que has puesto. Puntos y comas incluidos.
    ¿Seguro que matarlos no es una opción? vaaaale, venga, no, no es un opción…

  3. he llorado con este articulo. porque? pues porque soy mujer y tengo un padre. aunque no tengo niñas. es una realidad bien dicha: todo pasa y todo es. ojalá que el querido padre la siga descerca y silente, sin preguntar, listo para escuchar y dispuesto a abrazar. los papas no dejan de ser.. sólo se transforma el amor que nos merecen.

Dejar una Respuesta