El momento exacto en el que le pertenecés a esa serie (Y no te podés ir a dormir)

0

No te engañes: No es tu serie, vos sos su fan.

No aguantás ver los capítulos “a medida que salen”. Loas a Netflix que alimenta tu obsesiva ansiedad y te entrega de a temporadas. A la mañana siguiente del último minuto del último capítulo, y con pocas horas de sueño a tu favor, salís a trabajar rogando que hoy tu hijo no tenga deporte porque lo mandaste con zapatos y te preguntás… ¿Cómo hacen el resto de los mortales para seguir con sus días si aún ni se empezó a filmar la temporada que le sigue a esa que acabás de fagocitarte?

En el preámbulo de sus instrucciones para darle cuerda a un reloj, dice Cortazar: “Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. (…) Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. (…) No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj”.

Así me siento con mis series favortias, y me encanta. Netflix hizo un informe que explica, para entender lo que nos ocurre, en qué momento nos enganchamos con las series más populares. Van algunas perlitas:

  • En nuestra investigación, compuesta de 20 series en 16 países, encontramos que nadie se engancha en el piloto y esto confirma que proporcionarles todos los episodios al mismo tiempo a nuestros miembros está más alineado con la forma en que se crean los fans.
  • Aunque los datos revelaron cuál fue el episodio gancho (El 70% de los que ven el episodio gancho se quedan para siempre), no señalaron los momentos específicos… pero tenemos algunas ideas para hacer memoria. Por ejemplo, en Breaking Bad, Walter y Jesse tuvieron que utilizar una moneda para decidir quién de ellos mataría a Krazy 8, pero no podemos negar que el momento cuando los restos disueltos en ácido de un narcotraficante caen desde el techo, es cuando los espectadores decidieron quedarse a ver cómo se resolvería la temporada (episodio 2). Otro ejemplo es cuando Crazy Eyes se embarca en una montaña rusa emocional con Piper, primero le ofrece poemas y después fluidos corporales en Orange is the New Black, pero no es hasta que arroja un pedazo de tarta para proteger el honor de su (entonces) “esposa” que el público cae bajo su hechizo (episodio 3). En Dexter, cada episodio termina con un muerto y es hasta que acompañamos a Dexter a revivir su primer asesinato (episodio 3) cuando nos rendimos a los pies de la historia… después de todo, a los fans tampoco se les olvida su primera vez.
  • Aunque el episodio en el que se engancharon los espectadores fue relativamente consistente alrededor del mundo, existieron algunas diferencias geográficas. Los holandeses, por ejemplo, tienden a enamorarse de las series más rápido, adelantándose a los otros países hasta por un episodio, sin importar la serie. Los alemanes quedaron atrapados por Arrow muy rápido mientras que, en Francia, se hicieron fanáticos de How I Met Your Mother antes que nadie. Los brasileños se engancharon con Jimmy McGill de Better Call Saul antes que los mexicanos. En Australia y Nueva Zelanda, los espectadores tardan más que el resto del mundo en engancharse, incluso uno o dos episodios después de todos los demás sin importar de qué serie se trate. A pesar de las diferencias, el momento gancho no se correlaciona con el tamaño de la audiencia ni con la deserción, independientemente de la serie, del número de episodio o el país.
  • Miren el promedio global:

IhXz-WtM7mp6vSQ5EG8EtHzWgiy3OJQrq_Q9JaaoKyJx29uToKwiugc0ZW3POMwOBgiUyQ=s2048

unnamedNo es de extrañar entonces que, en una familia de fans, los chicos también lo sean, y ante el pedido insistente y reiterado de “un capítulo más” (La Menor por ejemplo lo usa ahora sin parar con Naruto) Netflix y DreamWorks Animation nos ofrecen una ayuda pequeña a la hora en que los niños se tienen que ir a dormir: los mini capítulos “5 minutitos más” inspirados en la serie original de Netflix, Dinotrux. Los papás podemos ofrecerle a nuestros hijos UN SHOW COMPLETO -es decir, 300 segundos extras- a cambio de ir a acostarse.

Podría parecer que les estamos legando el reloj de Cortázar… pero les va también todo el placer que nos produce el entretenimiento. Aunque sea por #5MinutitosMás

(Y sobre todo porque si nuestros niños no se van a dormir no podemos terminar la primer temporada de Jessica Jones).

unnamed (1)

Un jueguito: Fijate cuál es tu hijo

 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta