La Navidad televisada

0

Los especiales de Navidad sirven para aguantar la previa y para la nostalgia del después. Y me encantan.

Gente que canta emocionada con campanas y cascabeles, promesas que se cumplen a último momento. La nieve que parece que va a impedir el encuentro. El Santa que finalmente existe. Nadie se queda solo, renace la esperanza, la estrella nos guía. El regalo se consigue. El detractor se ablanda. La mesa se llena, los vecinos se amigan, la mascota perdida se encuentra y la luces iluminan más que de costumbre.

La Navidad televisada suele ser amable y reiterativa. Y me encanta. No importa si vemos sacos de lana con renos y acá tenemos 40 grados de calor a la sombra. El espíritu es el mismo.

Nuestras hijas, porque lo que se hereda no se hurta, arrancan unos días antes con la programación temática como para ir calmando la ansiedad. Hay muchas, pero muchas, opciones para los más chiquitos. Aquí van algunas de las recomendadas por los amigos de NetflixKung Fu Panda Holiday, Timmy Time, Dreamworks Holiday Classics, Solo en Navidad y El Expreso Polar.

La Mayor, que adolescentea, irá por “Una Navidad de Locos”, “Navidad de Cristal” (El último hit, amigos) o “Elf, el Duende”.

Mientras, mi marido y yo nos alejamos juntos (Como siempre) de la televisión abierta y disfrutamos horrores los capítulos especiales de Navidad de las nuestras series favoritas de ahora y de siempre: Friends, Grey´s Anatomy, Modern Family, Mad men, Glee, House… todas tienen su capítulo navideño.

Este año, además, me enamoré perdidamente (Desde que vi el trailer supe que iba a ser así) del especial de Navidad A Very Murray Christmas. ¿Lo vieron? No se lo pierdan! Tiene algo de los viejos especiales llenos de estrellas, nieve y canciones… y ese humor nostálgico y oscuro que me atrapa siempre… y hasta a Miley Cyrus cantando! (Y sí, el tercero de la foto es Clooney). Completo, por si les quedan dudas, dirige Sofía Coppola y es para ver sin niños. Un gran plan.

maxresdefault

Y entre la Navidad y el año nuevo, esas dos fechas tremendas y festivas, hay un par de días ideales para descansar en familia, con amigos, con tu pareja o solo, y disfrutar de esa peli de tu infancia que te recuerda las celebraciones de diciembre. Seguro hay varias. Mi día favorito para hacer sillón, aire acondicionado, familia y peli es el 25 de diciembre, cuando ya pasó la locura de los regalos y cuando podemos festejar que, por un año más, hemos sobrevivido al desquicio.

Hablando de fin de año, van, como yapa, unos deseos para el 2016 de Nomi, Hernando y Capheus, unos amigos a los que estamos esperando ansiosos en su segunda temporada.

(Mi deseo, queridos lectores, es que todos tengan un frasco lleno de deseos que les permitan soñar con todo lo que se les antoje). 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta