La reivindicación de las princesas despeinadas

2

FROZENgramdeAnna y Elsa llegaron, como sus antecesoras, para instalarse en casa. Y vienen a reforzar la idea de que las princesas, por suerte, ya no son lo que eran.

Vivir con dos hijas mujeres nos rodeó de princesas sin que podamos evitarlo. Cuando eran más pequeñas las princesas tomaban forma de libros, camisones, mochilas para el colegio, hebillas y muñecas. Cuando esa parte comenzó a desaparecer, supimos que las canciones y las películas eran para siempre.

Y si bien nuestras nenas no andan descalzas entre flores, corriendo y cantando a coro con los animales del bosque, ellas son las herederas del “reinado” de nuestro hogar. Eso incluye las deudas, los errores y las cargas, porque cuando se hereda, se hereda todo.  Renegar, como se hace actualmente porque queda cool, de los vestidos vaporosos y de la alegría que definen a las princesas es una estupidez.

La maravilla adopta diversas formas, pero sobre todo, no reniega de ninguna.

Si te gustan las princesas despeinadas seguí leyendo este texto en Disney Babble (Hacé click).

Compartir.

Sobre el Autor

2 comentarios

  1. Pingback: Dragones y Dinosaurios

  2. Pingback: Una herencia animada

Dejar una Respuesta