La relación oculta que tenemos las mamás con los Avengers

0

Si un hombre fuera capaz de traernos la luna, además de prometernos que lo hará, ¿le diríamos que no a una cita? Las madres tenemos una relación oculta con los súper héroes, es hora de reconocerlo.

Puede que un hombre con calzas metalizadas no sea nuestro ideal para salir a cenar, una pareja con armadura no es lo más cómodo para ir al cine y un esposo con capa no es lo mejor para acompañarnos a la reunión de padres del colegio. Sin embargo, si tuviéramos la posibilidad de imaginar una cita con cada uno de los Avengers, yo creo que podríamos soportar esos detalles. O cualquier otro.

No importa si tienes hijos o hijas, no importa si te gustan los súper héroes o no, una de las verdades contundentes es que si eres madre, antes o después, vas a tener que ver AVENGERS: LA ERA DE ULTRÓN. Y junto con esa verdad hay otra que es irrefutable: en este team de súper héroes están todos buenos. Y no dije son, dije están.

No importa tampoco si eres muy nerd, cuando dejes de hablar del nuevo arco de Hawkeye, vas a terminar aceptando esta realidad: los Avengers, repito, son muy guapos.

¿Será que los trajes son geniales? ¿Será que hay para todos los gustos? ¿Será que son más humanos y que justamente esas debilidades los hacen más atractivos? ¿Será que tratan bien a sus chicas y no les da vergüenza y eso también nos enamora? O será que simplemente, insisto, estos tipos de verdad son lindos.

Claro que la maternidad ha hecho estragos con nuestras fantasías y podemos llegar a pensar que Hulk nos vendría muy bien para mover los muebles del living aunque bueno… si en algún momento se convierte en Mark Ruffalo podemos prender unas velas y servir unas copas. Con Hawkeye quiero ir a una feria para que gane en mi honor todos los premios del puesto de tiro al blanco. Con Iron Man me gustaría discutir, primero para poner a prueba mi ironía, y segundo, para poder reconciliarnos con un picnic en la punta de la Torre Eiffel. Capitán América sería mi compañero de viaje ideal, él nos abre la puerta del coche, nos retira la silla para sentarnos y todo mientras a puro escudo soluciona varias de las injusticias del mundo. A Quicksilver le pedimos que nos ayude a ordenar rápido la habitación de los niños y luego lo invitamos a una tarde de spa juntos, como para que se relaje. Y a Thor, bueno a Thor lo dejamos para un texto que nos sea apto para todo público.

Podés seguir leyendo este texto acá (Hacé click).

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta