Las frases que decimos los padres y que no resisten otro contexto

0

Hay frases que los padres decimos con total impunidad y que, fuera de contexto, nos valdrían más de un llamado de atención.

Los padres somos máquinas de repetir. Y como los nenes chiquitos comprenden de modo literal, nos vemos obligados a cambiar tiempos verbales y a elegir las palabras con precisión quirúrgica para no quedar atrapados en alguna promesa imposible. Si a eso le sumamos que pasamos una parte importante de nuestros días hablando con gente pequeña y ocupándonos de mantenerlos limpios, alimentados y entretenidos, nadie puede culparnos de relajar un poco la semántica. Entonces, sin dejar nuestro rol de locutores cotidianos del hogar, impartimos directivas, repetimos sentencias heredadas, declamamos verdades inciertas y combinamos sujetos con predicados que fuera de contexto pueden generar dudas sobre nuestra capacidad para el buen ejercicio de la paternidad.

Este es nuestro glosario de frases terribles:

  • Algunas se han convertido en clásicos: “No somos un banco” – “Tus dientes no quieren esos caramelos” – “La pelela no es un sillón” o “Dejá a tu hermana que la vas a romper”.
  • “La vida no es una comedia musical”. Nos encanta la música, pero que La Menor se despierte cantando a las 6.15 de la mañana a veces es demasiado. Y en esta misma línea postulamos “Sacale las pilas a la chiquita”.
  • “Dejá de limpiar el piso con el gato”. Y el pobre gato agradecido, harto de que lo arrastren de la cola para llevarlo “a jugar”.

Seguí leyendo estas frases acá (Hacé click). 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta