Lo que realmente seduce a una madre

0

Cuando tus días se llenan con los de tus hijos, el tiempo de la pareja se acota y el galanteo adquiere formas inusitadas. ¿Qué te seduce más? ¿Un ramo de flores o que tu pareja te deje dormir y se haga cargo del desayuno infantil?

El padre de mis hijas es un gran socio. No distingue tareas por género, está siempre presente en la vida de las nenas, le apasiona su trabajo y, además, y no es menor, después de 15 años de casados le sigo encantando. Por suerte, es recíproco. Sin embargo, con el día a día, la tarea escolar, la agenda infantil y las mil cosas que incluyen llevar adelante una familia, hay noches en las que la intimidad más compleja que puedo imaginar es la de dormir abrazados. No hablo de ganas, hablo de cansancio. No hablo de deseo, hablo de oportunidad. Porque sí, estoy hablando de sexo.

Parecería que a las mujeres nos cuesta desconectar las vicisitudes diarias de nuestra libido más que a los hombres. Claro que no siempre y no a todas, pero lo digo en general. Con el paso del tiempo mi consorte aprendió que hay cosas que me seducen más que las flores o la cena a la luz de las velas (sobre todo porque después hay que cambiarle el agua a las flores y lavar los platos). Igual me sigue trayendo jazmines y me encantan. Pero sabe que es fundamental…

  1. Consultar mi agenda: no dar por sentado que sus compromisos están primero que los míos es de lo más sexy que vi en mi vida.
  2. Decidir qué se cocina: cocinar cocina cualquiera. Responder con certeza qué se come esa noche luego de un día intenso de trabajo, eso es amor.
  3. Darme tiempo: llevarse a las nenas a la plaza o ponerse a pintar con acuarelas para que yo pueda mirar un capítulo de mi serie favorita sin que nadie me diga “mamá” me resulta muy sugestivo.
  4. Llenar el tanque del auto: más allá del tema que nos ocupa, aquí es literal. Compartimos auto y no encontrar el tanque vacío es muy halagador.
  5. No usarme de secretaria: reconozco cierta culpa porque soy una especie de computadora obsesiva que repite sin cesar la lista de pendientes, pero es tremendamente atractivo no tener que hacerlo.

Seguí leyendo los 5 puntos que falta acá: (Hacé click). 

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta