Viajar sin hijos, viajar livianos

1

Nosotros¿Cuánto hace que no te tomás un par de días con tu pareja, sin hijos? Te detallo los motivos para que sumes argumentos (o para que se te acaben las excusas).

Los hijos son las luz de nuestros ojos y justamente por eso hay momentos en los que nos encandilan y nos dejan ciegos. Una buena idea para volver a hacer foco es viajar con tu pareja, solos. Sin hijos y sin culpas, como un ejercicio a favor de todos y en contra de nadie.

No importa el destino, puede ser París o el mismo living de tu casa. No hay momento ideal, así que no queda otro remedio que generarlo y aprovechar el tiempo que se pueda (o que tu cabeza maternal te permita). Una noche o una semana pueden ser maravillosas si le ponés actitud.

Te dejo los motivos que defiendo, cerca del placer y lejos de los remordimientos, para escaparme con mi marido con toda la frecuencia que mi corazón permita, junto con el bolsillo, el trabajo y la red familiar que alberga a las nenas:

  • Para no tener que pasar el peine fino ni hacer trenzas al alba.
  • Para charlar sin perder el hilo de la conversación por las quinientas interrupciones por segundo que puede hacer, por ejemplo, La Menor. Para discutir temas que no tengan que ver con Violetta, el cuaderno de tareas, la pelea del recreo o el libro de inglés.

Seguí leyendo los motivos para irte de viaje sin tus hijos en Disney Babble (Hacé click).

Compartir.

Sobre el Autor

1 comentario

  1. Pingback: Por si me muero

Dejar una Respuesta